Cábalas


Por qué lo hacemos. Cuál es el sentido de ser cabulero. Recuerdo que en el ‘90 mi vieja le hacía cuernitos a los jugadores de las selecciones que disputaban los encuentros contra Argentina mientras cantaban sus himnos y se detenía con efluvios extras en las figuras. En la semifinal, Schillaci se llevó como el triple de cuernitos. Fue contra producente, hubo espejito rebotín y el “Toto” nos marcó a los 17 minutos. La desgracia. Como sabemos, llegamos a la final gracias a que los cuernitos de mi vieja mufaron a Donadoni y Serena en los penales. Pero unos días después mi vieja sollozaba entre las sábanas de su cama porque sus cuernitos no habían funcionado con Andreas Brehme. Ella quería llamar a una conferencia de prensa y hacerse responsable de la derrota pero logramos calmarla y explicarle que ella había dejado la piel ante Alemania. Que el fútbol da revancha. Mi vieja sigue con los cuernitos, yo sé que Neymar, Müller o Robben la van a parir. Ustedes tranquilos, mi vieja los tiene bajo la mira. A alguno lo vamos hacer cagar. Además, hizo la pretemporada en Ezeiza, con una pitonisa. No tenemos que dejar nada al azar, esto es el mundial. [El texto completo haciendo click aquí]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: