El desánimo y la obligación


El cacerolazo del último jueves suscitó una gran cobertura en los medios de comunicación. Se escribieron ríos de tinta acerca de la espontaneidad o no del evento, si era legitimo o no protestar cuando no había un líder que canalizara las demandas, sobre la heterogeneidad por lo que se manifestaba y sobre lo marginal o no de desubicados de siempre que participan en las protestas con acciones o cánticos repudiables. Me debatí si debía escribir algo porque al fin y al cabo me interesa mucho la política y el futuro de mi país. Después de leer la excelente columna de Alfredo Leuco en el diario PERFIL me di cuenta que no iba a aportar ningún valor agregado. Sin embargo, ayer, al final del programa periodístico “Palabras + Palabras -” de Marcelo Zlotogwiazda y Ernesto Tenembaum, apareció Marcelo Birmajer. Este escritor y guionista se expresó en forma pedestre, sin tanta intelectualidad innecesaria, (¡y eso que estamos hablando de un escritor reconocido!) sobre su espontaneidad al sumarse a la marcha y las consignas que vio. La interpretación que hace de “La cadena nacional del desánimo”, cliché y caballito de batalla de la presidenta, es tan simple como brillante. A veces un drive plano, es mejor que darlo con efecto. Mejor no escribir más. Vean, digieran y comenten.

Twitter: @martinkunik

Anuncios

Comments

  1. Buenisimo !!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: