Scotch sin hielo


El 5 de marzo pasado, el profesor plenario y director de la maestría de administración y políticas públicas de la Universidad de San Andrés Carlos H. Acuña renunció a sus cargos. Su carta de renuncia tuvo circulación entre alumnos, profesores y graduados, y es donde explica sus motivos, sus diferencias con el actual rector y el consejo de administración. En estos días me sumaron a un grupo de Facebook donde alumnos y graduados discutían qué hacer pero el grupo no es público. Me parece que lejos de hacerle un daño a la institución que nos vio crecer a tantos de nosotros es importante abrir el debate sobre la calidad de la educación de la universidad en estos últimos años y que tipo de gobierno queremos alumnos, profesores y graduados. Debajo está el texto que escribí para el grupo de Facebook del cual ya no soy parte.

Después de varios años afuera volví a Argentina en 2008. En esa época el actual rector nos llamó a todos los graduados para que le demos una mano a la universidad. Yo creo haber ayudado hasta donde pude. Mas allá de algún aporte monetario que hice, también estuve presente para aquellos graduados que querían consultarme algo y fui a dar charlas acerca de como insertarse en el mercado laboral cuando me lo pidieron. Presenté, en su oportunidad, un proyecto educativo relacionado con la economía urbana y gobernabilidad de ciudades, y varias veces expliqué la importancia de llevar a líderes políticos a la universiadad para interactuar con graduados y estudiantes. Mi proyecto educativo lo terminé llevando a la UCA porque núnca tuve el más mínimo feedback. En cuanto a lo segundo, me parece que sólo se invita a determinados personajes pero no a todo el espectro. La idea no es llevar graduados sino la realidad política a los clautros universitarios para un debate franco. Muchas veces estuve en desacuerdo con Acuña, pero su renuncia marca un hito que no se puede desdeñar. Hay mucha gente valiosa en UdeSA (especialmente profesores, departameto de alumnos y graduados), esa gente tiene y debe tener voz. La renuncia de Acuña nos llama a los graduados a reflexionar y actuar en consecuencia para no sólo mantener la calidad educativa de UdeSA en nuestro imaginario colectivo. La calidad educativa, la calidad de los profesores tiene que ser real, no sólo como parte de nuestro egocentrismo. Ojalá que UdeSA como institución (rector, consejo de administración, profesores, estudiantes y graduados) revea esta situación. Acuña no es sólo un profesor de excelencia indiscutido, es un inspirador de politólogos (y no pólitologos) que buscan hilvanar un destino.

Martín Kunik

Twitter: @martinkunik

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: