¡Un cuadrazo!


Being There

Hace algunos años, mas exactamente en 1971, fue publicado el libro de Jerzy Kosinski llamado “Being There” (estar ahí). El libro argumentaba acerca de una persona llamada Chance que había crecido como el jardinero de un anciano en una casa en Washington. La educación de Chance solo se basaba en la televisión, no sabía ni leer ni escribir. Un día el anciano muere y Chance es despedido sin la mas absoluta idea de cómo sobrevivir en el “mundo exterior” de esa casa. El ignoto jardinero se transforma a lo largo del tiempo en un influyente político debido a que recala azarosamente en la casa de un adinerado empresario llevado por su esposa. Cuando la gente influyente de la capital americana le hace preguntas a Chance, él dice generalidades de su jardín y de lo que vio en televisión a lo largo de su vida. La mayoría de la gente termina extasiada pensando en que está frente a un hombre influyente que provee revelaciones a las que deben prestar atención. Hasta el presidente de los Estados Unidos sigue los “consejos” del jardinero quien no tiene real noción de su influencia por su bajo nivel de instrucción pero que es todo una celebridad… En 1979, Hal Ashby hizo un film de “Being There” cuyo titulo en español fue “Desde el Jardín” o “El Jardinero.” La película estaba protagonizada por Peter Sellers y Shirley McLane, si no la vieron se las recomiendo porque es excelente.

Ahora bien, en política, como en tantas otras actividades, estar ahí en el momento indicado es clave. En muchas situaciones, no importa el nivel de instrucción, tampoco importa tu bagaje intelectual. A veces con caer bien, ser simpático y “canchero” alcanza. Jardineros como Chance hay en todos lados sólo hay que estar atentos ya que muchas veces su inocencia los delata. Algunos están mejor y otros un poco menos contactados. Lo importante es estar ahí.

Algunos Chance desarrollan carreras políticas y profesionales meteóricas. Pueden llegar a ser funcionarios o ejecutivos tomando decisiones en primera línea de responsabilidades. Se valen, en general, de relaciones de amistad y confianza. En algunos casos pueden tener una carrera universitaria pero seguramente no van a tener el perfil para manejar el área indicada, sólo estuvieron ahí en el momento preciso con su sonrisa y especialmente con su amistosa obsecuencia. Algunos, en gran cantidad, son personajes que sienten mucho miedo del subordinado que muestra la mas mínima sapiencia que los puede descalificar. Algo que es sumamente repetitivo en este tipo de “jardineros” es que en poquísimas excepciones se saben rodear bien, no arman buenos equipos. Sus subordinados tienden a ser también obsecuentes y a calificarlo como un “cuadrazo.” Claro, todos dependen de él o ella (el género es indistinto). Sus subordinados generan una cofradía donde ellos mismos se auto elogian y auto califican también de “cuadrazos.”

Yo se que se les cruzó a alguien en mente…no se preocupen…no están solos…yo también conocí varios “jardineros” en mi vida…

En twitter: @martinkunik

Anuncios

Comments

  1. Muy bueno. me recuerda también algunos fragmentos del Hombre Mediocre de J. Ingenieros. A diferencia de la película, muchos de estos cuadrazos sí tienen conciencia del poder que ejercen, aunque también muchas veces carecen de conciencia de los riesgos que corren, he aquí nuevamente su debilidad…Chau, aguante el metal y el colesterol bueno…

  2. No seas un tibio mas y da nombres!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: