El Infarto Urbano


Estación Flores (Alejandro Amdam/Telam)

Mi padre es cardiólogo y no hay nada mejor que usar la medicina para entender la planificación urbana. De hecho, la planificación de ciudades comienza debido a la falta de higiene y agua potable de las grandes aglomeraciones.

Una calle es una arteria y una barrera urbana puede producir problemas en la salud de las ciudades. La barrera del tren es una de esas complicaciones que generan la obstrucción del flujo de sangre (la movilidad urbana). Cuando se producen este tipo de obstrucciones hay que hacer un bypass porque sino se produce un infarto. Esto último es lo que pasó ayer, un infarto, 228 heridos y mas de una decena de muertos porque el bypass (un paso bajo nivel) no estaba hecho.

Es cierto que el tren Sarmiento estaba bajo el plan de soterramiento pero eso no quita la posibilidad de construir pasos bajo nivel. Ahora bien, en pleno siglo XXI por qué no están hechos estos pasos bajo a nivel. En gran parte por negligencias, por miedo de los vecinos y por qué hay determinados políticos que piensan que impedir el desarrollo de las políticas públicas de un gobierno les puede generar rédito en el corto plazo demostrando la “inoperancia” de los oficialistas sin mirar el largo plazo.

Soy usuario del tren Mitre durante todos los días hábiles del año y conozco a la perfección los programas y planes del Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Buenos Aires. También conozco los procedimientos para poder implementar “sapitos” (pasos bajo nivel pequeños) y “sapos” (pasos bajo nivel grandes). Uno de esos pasos es hacer una audiencia pública donde el gobierno local le muestra a los vecinos del lugar el proyecto y como va a quedar el vecindario después de hecha la obra. Esas reuniones pueden ser muy tranquilas o acaloradas y la idea de los funcionarios públicos es llevar a un consenso para poder implementar la obra. Es una negociación donde todos dejan algo.

Los pasos bajo nivel no sólo salvan vidas de transeúntes como de personas que pasan en ambulancias. También disminuyen la emisión de gases de los autos y colectivos porque tienen que parar menos y producen menos combustión. Todos estos beneficios sociales se les explica a los vecinos y se responde a todas las inquietudes.

Es llamativo que en los últimos años se haya utilizado la herramienta legal del recurso de amparo judicial para paralizar obras (mas de una decena). Estos amparos son presentados por vecinos ante un juez. Pero, como se imaginan, los vecinos no nacen sabiendo como se hace un amparo sino que detrás de ellos se motorizan agrupaciones políticas que tratan de convencerlos acerca de que las obras que se proponen disminuyen el valor de su propiedad y que toda obra tiene un tinte de corrupción. En este marco quiero dejar debajo una serie de posts en twitter donde la diputada por el Frente para la Victoria María José Lubertino y yo interactuamos sobre este tema durante uno de los días más trágicos de la historia ferroviaria argentina. Disculpen mi vehemencia. Saquen sus propias conclusiones…

En relación a este último twit: ¿alguien puede pensar que se iban hacer bajos a nivel pero no se iban a sacar las barreras? No se me ocurre como serían bajos a nivel con barreras…miente, miente…que algo quedará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: