Caro. ¿Pero el mejor?


Hace unas semanas tuve una conversación con un amigo que afirmaba que el actual gobierno nacional es el mejor gobierno de los últimos 40 años. No es la primera vez que lo escucho. De hecho, recuerdo haberlo escuchado de varias personas y hasta de políticos kirchneristas en los medios de comunicación. La afirmación encierra un matiz ideológico y una trampa dialéctica/temporal. El matiz ideológico se basa en una creencia de valores “progresistas” que emanan de la maquinaria mediática K (Vg.: 6-7-8, Canal 9, Página/12, Tiempo Argentino, radio Del Plata, muchos periodistas mercenarios, relatores genuflexos de “Futbol para todos”, etc.) y que se ha ganado un lugar de privilegio en una porción considerable (no mayoritaria) entre los jóvenes. La trampa de la afirmación es que el periodo de tiempo referido incluye a la dictadura militar (1976-1983). Por lo tanto, implícitamente asumen como válido comparar un gobierno de facto con uno democrático, arrogándose para si, tácitamente, el campo “nacional y popular”.

Pero generemos empatía. No seamos tan desconfiados y pongámoslos en la vereda de los que afirman esto. Si uno es realmente progresista debería tener especial predilección por las políticas sociales. Especialmente la educación, motor del desarrollo social y económico de un país. Si este fuera el mejor gobierno de las últimas cuatro décadas debería estar destellando de resultados en este área gubernamental. Pero lamentablemente, en la actualidad estamos peor que hace una década. El análisis comparativo PISA que hace regularmente la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) muestra que de  2000 a 2009, Argentina descendió 20 puntos: de 418 a 398. Este análisis ubica a la Argentina en el puesto 58. Entre los países de América latina, sólo superó a Panamá y a Perú en comprensión de lectura. En 2006, sobre un total de 58 países, la Argentina ocupaba el sitio 53.

Bueno, nos pudo haber ido mal en una parte pero no es para tanto. Como progresista intentaría ver otro área preocupante como es la generación de empleo genuino. Genuino implica que sea empleo en blanco. Para este tipo de empleo se necesita emprendedores que inviertan. ¿Qué mejor momento para invertir en mercados emergentes como Argentina en un momento en que Estados Unidos y Europa están sufriendo una de las mayores crisis financieras de su historia? Les advierto a aquellos optimistas que Argentina siendo la tercera economía mas grande de America Latina descendió al sexto lugar en inversión extranjera directa. Los inversores huyen a otros países. Estamos debajo no solo de Brasil y México, sino también de Chile, Colombia y Perú. Cada vez más lejos. Surcar el porvenir solo con el viento de la soja no alcanza.

Por último, me indignaría como progresista con la pobreza. Mejorar el ingreso real de los menos favorecidos sería mi meta para generar movilidad social y más oportunidades para todos. Por tal motivo, lucharía contra la inflación principal exponente empobrecedor del derrotero argentino en el siglo XX. En este punto no hace falta aclarar que no estamos en el mejor de los mundos. De hecho compartimos el liderazgo en el ranking con Venezuela de los países con mayor inflación en la región y en el mundo. No solo eso, el gobierno se encargo de destruir la agencia de estadísticas oficial y manipular sus datos. Algo que ningún gobierno anterior se había atrevido. Es mas, se atreve a multar a consultoras que buscan estimar la verdadera inflación para apaciguar las expectativas inflacionarias de consumidores, empresarios y ahorristas justificadas por la falta de metas inflacionarias del banco central, una expansión de la base monetaria que hace importar billetes de Brasil y subsidios a la oferta de servicios públicos que son mas regresivos que progresivos.

En conclusión, antes de comparar gobiernos es necesario ponerlos en contexto. ¿Cuáles eran las situaciones que le tocó al gobierno de Alfonsín en los ‘80? ¿Cuáles eran las alternativas que tenía Menem en los ’90? Lejos de responder estas preguntas en este espacio me limito a decir que el kirchnerato (2003-20??) tiene el contexto mundial mas favorable de los últimos 100 años (desafío a alguien que encuentre un contexto tan favorable como el actual) que los hace menos dependiente que otros gobiernos. No se si es mejor que otras administraciones pero la inflación hace poner en dudas el slogan de una publicidad de los ’80 de la empresa Grundig.

Twitter: @martinkunik

Anuncios

Trackbacks

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Federico Urtubey, Martin Kunik. Martin Kunik said: Caro. ¿Pero el mejor? http://wp.me/p15ENm-1e […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: