Madura el Knock Out!


¿Hay algo más perturbador que un silencio cuando se vuelve incómodo? ¿Hay mayor bochorno que el ridículo? Si, tener que retroceder en un debate sin más argumento que no saber que decir…

Humberto Zapata se retorcía en su butaca. No entendía lo que estaba escuchando. Su mirada asesina penetraba en la alocución de la oradora.  El tico sentía la incomodidad en su ser, el revoltijo en su estomago de ideas. Ofelia Rejner me miraba, me abría los ojos como diciendo “¡Joder! No lo puedo creer” mientras a su lado Pepe Herrero con una sonrisa incómoda movía su cabeza con una indignación inocultable haciéndose el distraído. El boliviano Julio Salas, sentía que mascar bronca no le satisfacía ya que pensaba cuantas veces había escuchado la misma historia. En cualquier momento iba a resquebrajar el silencio con un aullido. La sonrisa de la rola María José Villegas se deshilachó por un rato. Sentía que el monólogo romántico sonaba mas a panfleto políticamente correcto que a una presentación seria.

Habíamos llegado unos minutos antes a la sala del Comité Económico y Social de la Unión Europea. El retador ya estaba en el ring y esperaba al campeón que caminaba por el pasillo haciendo su presentación. Todo parecía normal, otra sala mas donde euroburocrátas se disponen a discutir y emitir dictámenes acerca de posibles políticas para la comunidad continental. Una vez más nos sentábamos en aquellas butacas con sus micrófonos y cámaras automatizadas que se prendían cada vez que queríamos hacer una pregunta o comentario. Una vez más el expositor era de España. Una vez mas… se disculpaba con cierta hipocresía porque no había preparado bien la presentación, cuando en realidad, sabía a la perfección lo que iba a decir.

La expositora era una mujer de unos sesenta y algo. La campana sonó y en el primer round los boxeadores se estudiaron. Jabs  por doquier. Distancia de las piernas y velocidad de cintura. Ya llegaría la acción, lo que el público venía a buscar. Comenzó con lo obvio, una descripción acerca de lo que el Comité hacía, cuanta gente trabajaba, los idiomas que se hablaban, cómo se difundían los dictámenes aprobados y compartió ejemplos en que la Comisión Europea tomaba en cuenta las resoluciones del Comité. Normal, sin estridencias.

En un momento, acomodó el micrófono con su mano izquierda y comenzó un discurso que hizo delirar al silencio. Quinto round y el retador gana por puntos. Asesta dos ganchos al hígado del campeón que vuelve al banquito sin aire y con un sudor de sangre que no lo deja ver. Al comienzo del sexto el público se extasía con perversidad, las apuestas se ponen calientes y el entorno se transforma. “Está en el espíritu de la Unión Europea proteger los derechos de los trabajadores. Por eso desde el comité velamos por que se cumplan las mas estrictas normas para la regulación del mercado de trabajo y así se hacen notar en nuestros dictámenes”. Todo muy lindo, todo muy claro, música para los oídos del pueblo. Las consignas del Estado de Bienestar estaban a flor de piel, las banderas bien altas. La armonía de lo políticamente correcto sonaba a tiempo y afinadamente.

La oradora comenzó a dar ejemplos de cómo habían sufrido los trabajadores la embestida neoliberal de lo ’90. Al ser española, espetó “todo lo logrado por Felipe González en los ‘80 en términos de creación de empleo y seguridad social se fue perdiendo luego”. Dando cuenta también que en la actualidad se había recuperado el aura del Estado de Bienestar que se había perdido alguna vez. Hay un golpe que hace reavivar hasta los muertos. Casi grogui el campeón recibe un directo en la cara que lo hace reaccionar al final del décimo round. La cintura empieza a funcionar a la manera que Nicolino Locche supo demostrar en las largas noches del Luna Park. El que viene ganando se sorprende y comienza un camino de frustración…

Guillermo Hirschfeld, hasta ese momento dueño de una pasividad pavorosa, resolvió apoyar su Blackberry en el escritorio. Pidió la palabra, cortando así la alocución épica de la oradora. De esa manera puso en acción su acento rosarino. Ese extraño acento que se come las “s” y pronuncia las “h”. Gancho directo al mentón del retador, giro de cintura y dos jabs cortos al hígado. “Perdón, lo que usted dice no se contrasta con lo ocurrido en España. En la década del ’80 se produjo una crisis económica que hizo aumentar el desempleo a niveles históricos, a más del 20%! De hecho, las reformas que comenzaron con el gobierno de Aznar disminuyeron el desempleo a un dígito. En esos 8 años se crearon 800.000 empresas y 5 millones de puestos de trabajo”.  El retador trastabilla pero logra mantener el equilibrio. Sin embargo, la guardia queda baja. “Bueno, eso son sólo opiniones, no tengo los números presentes ahora” respondió la euroburócrata ya sin el tono de voz seguro con el que comenzó su presentación. Madura el knock out! Uppercut en la mandíbula del retador y gancho para definir. Al caer, recibe la estocada final…comienza la cuenta, la gente delira, el campeón a su rincón ya sin esperanzas que el retador se pare… Hirschfeld vuelve a prender el micrófono un poco ofuscado: “No son opiniones, son datos, cifras, la realidad…” El micrófono se apaga pero el rosarino avanza calmado pero con ímpetu de barra brava: “además no todo es opinable.” La oradora ya incómoda y sin punto de referencia, notando el pantanal en el que se había metido, quería terminar cuanto antes y con tono dubitativo dijo: “lo lamento no manejo esos datos, de todas maneras volviendo a lo que estaba comentando…el objetivo del comité… es velar por el desarrollo económico de la Unión Europea con responsabilidad social.” En el rincón del retador la toalla ya estaba volando hacia la lona…

Seguime por Twitter: @martinkunik

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: