Nada Personal…


Uno ve la mirada aciaga, como buscando algo que indique que el conflicto estuvo ahí y de esa manera poder divertirse de algo. En síntesis, meter el dedo en la yaga a veces es divertido. Pero desafortunadamente para los que hacen la pregunta,  sea por simple curiosidad o por malicia (dos cosas completamente diferentes), se lleva la sorpresa de que el conflicto no existió y que, todo lo contrario, la convivencia fue muy divertida. Debo reconocer que dormir casi 5 meses en un futón no es muy entretenido pero, la verdad, hay cosas peores. No estuve viviendo con Nicolás, mi entrañable roommate colombiano, en un apartamento minúsculo durante ese tiempo porque estaba corto de dinero. No, para nada. Sino porque para alquilar un apartamento en Washington tenés que demostrar, entre otras cosas, que tenés trabajo.  Es mas, por ese reducto pasaron padres, primos, hermanos, novias, amigos de toda la vida, amigos recientes, “random people”…imagínense… Así como tenemos “el Diego de la gente”, en Washington DC tenemos “el apartamento del pueblo”. Socialismo, patria o muerte!

El lugar era chico, pero el corazón siempre fue grande. Ahora ya tengo mi lugar y como suele ocurrir una vez vivida la experiencia (a posteriori, dirían los filósofos) se siente que uno sigue teniendo charme, pero un poco mas aburguesado.

 

La nunca bien ponderada Mirtha “Chiquita” Legrand repetiría una y otra vez que el pueblo argentino es solidario. Pero la realidad es un poco mas compleja que ese “wishful thinking” televisado. La solidaridad es un recurso escaso del que no muchos se pueden preciar de tener en el exterior.  Por lo tanto, la empatía- motor de la solidaridad- también es escasa. En lo poco mas de 4 meses que estuve buscando laburo pocos argentinos que están viviendo por acá me tendieron la mano de orientarme con quien hablar y a donde aplicar. A todos ellos muchísimas gracias! Con algunos ya nos conocíamos de UdeSA y a otros los fui conociendo a lo largo del camino por un amigo de un amigo que en general – no siempre- no era argentino. También debo estar agradecido a todos aquellos que estando en Buenos Aires y a pesar de la distancia me dieron algún contacto o simplemente me aconsejaron hacer determinadas cosas (especialmente a mi hermano Pablo, a JT, a Jessi B. y a Fernando Martinez).

 

Pero el propósito por el que escribo esto no es lloriquear por lo que fue mi desempleo temporal. Por que teniendo un poco de aguante en USA, tarde o temprano, algo conseguís.  Es mas, sería demasiado desubicado lloriquear porque se lo difícil que es conseguir trabajo en Argentina. Y de esto nadie me va dar una clase, no?

 

El propósito es reírnos un poco de algunas características o del estereotipo del Argento preparado en el exterior. Si algo de lo que diga se parece a la realidad, amigos de la diáspora argentina, es porque es real… Es cierto que todos NO somos iguales, pero seguro que nos topamos con argentinos en Argentina o en el mundo que a veces nos hacen repensar demasiadas cosas sobre nuestro país. Ahí vamo’…

 

Señores, el argento que esta preparado en el exterior, seguro que estudió en una Universidad de elite o por lo menos piensa que estudió en “una de las mejores universidades” sobre faz de la tierra. No importa si su maestría fue cursada en Harvard, Yale, Berkley, Duke, Columbia o en la UBA, UdeSA, UTDT, IAE. El argento es un elegido para tomar las riendas de la política internacional porque llego a Washington DC para eso.

 

Si el background es en Ciencia Política o Relaciones Internacionales el tipo piensa que es Kissinger negociando la salida de Vietnam con Le Duc Tho en una reunión secreta. Si en cambio su background es en Economía el tipo piensa que su premio Nobel esta a la vuelta de la esquina y todavía no entiende porque el Fondo Monetario Internacional no lo convoco para reorganizar las instituciones de Bretton Woods (incluyendo el Fondo). Ah…y si es abogado y trabaja para un organismo internacional, el argento no solo piensa que es un tipo importante, reafirma a través de sus acciones que se merece el mayor de los reconocimientos de sus compatriotas y ansía volver a su país cuando “lo convoquen” para cosas importantes como ser presidente de la nación.

 

Pero una de las características de este tipo de argentinos en el exterior es que tienen un don difícil de imitar para gente de otras nacionalidades: hacerse el boludo. Realmente hay que tener destreza para hacerse el boludo. A veces pienso que es una condición innata o genética del argentino. El caso mas flagrante de dicho espécimen es aquel que te invita a almorzar juntos o a su oficina sabiendo de antemano para que lo contactaste. En el transcurso de esa reunión te dice una y otra vez que te va a orientar pero te habla de fútbol, de política, de Buenos Aires, de lo complicado que esta la situación en ese momento pero no se le cae (o no quiere que se le caiga) una sola idea o un solo dato para ayudarte. La reunión termina con un apretón de manos y un “che, un gusto, a ver cuando nos vemos de nuevo!”. Debo reconocer que este tipo de personas es más común en el género masculino que en el femenino y que cuando hablas con ellos se comportan como amigazos que en realidad no son tales. Te pueden devolver una llamada o un mail, eso si, quizás lo hacen uno o dos meses después y te explican que “estuvieron a full” y que siguen pensando en como darte una mano y porque son buena gente antes de despedirse te desean suerte.  

 

Estos personajes no se imaginan que vos te seguís moviendo por tu cuenta y que empezás a conocer gente importante de la cual el Argento depende en el día a día laboral. Esa gente te pregunta con quien hablaste antes y que resultados obtuviste y a veces te da opiniones sobre sus subordinados. Cuando el argento se entera de que tuviste una reunión sin su ayuda y con un superior, te llama inmediatamente, siempre guardando el tono amistoso, para saber que dijiste y que dijo su superior en la reunión. Tarde piaste…Conclusión: hacerse el boludo no paga a mediano plazo.

 

En el exterior están también aquellos Argentos que cerca de los 40 años pegaron una posición relativamente importante en el BID, el Banco Mundial o FMI. Nótese la palabra “relativamente”, porque ellos piensan que la posición es MUY importante. Estos tipos piensan que son amos y señores de la unidad que conducen y en general son economistas. Siempre andan con el pelo mojado o engominado y una prolijidad a prueba de balas. Te toman la entrevista con apuro (especialmente si no vestís mini falda) y con una desenfrenada condescendencia porque se dieron cuenta leyendo tu CV que no tenés un doctorado en Economía en Chicago. Dado que son economistas, saben de todo. No importa que división o departamento estén conduciendo, ellos saben de políticas de salud, de transporte, de agua, de medio ambiente, de modernización del estado. Ahora bien, cuando les hablas de especificidades de su división no basta un minuto para saber que no saben un carajo de nada y que están ahí por un acomodo más grande que una casa. Desde que el mundo es mundo esto pasa en todos lados, pero parece que en los organismos internacionales esto es prurito decirlo. Por que finalmente, en Washington todo se sabe…

  

Aquí me gustaría hacer una salvedad y justicia con los ingenieros civiles argentinos y no argentinos que están en el exterior. Mucho más modestos y abiertos a escuchar a gente de diferentes disciplinas. Parece raro, pero de la gente con la que mas me sentí identificada fue con ellos que son duros en estudios cuantitativos (mucho mas que los economistas) pero que a la hora de tener una entrevista son capaces de ver los beneficios del eclecticismo a la hora de armar un equipo de trabajo. De estos puedo dar varios ejemplos por que tuve muchas entrevistas, pero me quedo con Gustavo Saltiel que además de ser un verdadero especialista en agua y saneamiento es un tipo que demuestra respeto por todos. Ojalá algún día, si es posible, pueda trabajar con el.

 

Puedo seguir escribiendo ad infinitum acerca de lo que vi en esos meses. Por lo pronto agradezco a todo mi grupo de amigos y conocidos argentinos, colombianos y uruguayos que realmente pusieron el hombro. Hace 4 meses que estoy trabajando en el BID evaluando proyectos de infraestructura con participación del sector privado y pronto voy a cambiar para trabajar con la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) dentro de la vicepresidencia de países.    

 

Como dice un proverbio árabe, “el triunfo no esta en vencer siempre, sino en nunca desanimarse”.

 

Éxitos!

 

yo

 

Anuncios

Comments

  1. Saltiel es un grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: