The Police


Las lineas que siguen las empece a escribir hace un buen tiempo, pero recien ahora me digno a publicar. Ahi vamo’…

Esa tarde, el auto de Jorge Santillan se estacionó en avenida Corrientes frente a las boleterías del teatro Opera. Salí del volido corriendo y cuando llegué a la ventanilla dije “dos para el césped”. Me respondieron “las entradas de campo se acabaron”. Perplejo y con cierta vehemencia le dije “dame dos entradas de lo que haya”. Media hora despues estabamos con George en una platea alta del Amalfitani disfrutando un show de Sting que siempre nos va a quedar en la memoria. En ese entonces (creo que era el 2000) nunca hubiera proyectado que alguna vez tendría la oportunidad de aquellos que estuvieron en Obras en el ´80 de ver a Sting acompañado por Steward Copeland y Andy Summers.  Porque, en realidad, cuando uno iba a ver a Sting, como en esa tarde, mas allá de sus genialidades como solista, uno iba con la motivación de cantar alguna canción de THE POLICE. Seamos sinceros…

 

Virgin Festival ´07: Los dos días de este festival eran demasiado tentadores. Por tal motivo, no esperé a último momento a comprar las entradas. THE POLICE era la atracción central y excluyente del primer día pero también seducían Beastie Boys, Ben Harper e Incubus que siempre me llamaron la atención. El segundo día tampoco estaba nada mal. Smashing Pumpinks y los Velvet Revolver (los ex Guns N’ Roses con el cantante de Stone Temple Pilots) eran suficiente excusa para hacer el viaje dos veces.

El festival, que se realiza en un hipodromo en Baltimore, es inmenso. Tiene dos escenarios, uno en cada punta y en el medio un paisaje lleno de carpas con las mas desopilantes actividades. Uno puede desde hacerse un tatuaje, cortarse el pelo, disfrutar unos masajes, ir a un cajero automatico, ir a una muestra de arte, pasar por un ring the lucha libre, patinar en una pista gigante y encontrarse con pequeños escenarios con musicos que la única energía que usan para sus amplificadores es solar. Genial!

 

THE POLICE: Vamos a los bifes. Tengo entendido que las entradas en Buenos Aires para ver a este trio estan por la nubes. ¿Vale la pena pagar tanto? Para mi es un si definitivo. No esperen la super puesta en escena a lo U2. No esperen un despliegue escenico importante. Vayan a ver y ecuchar lo esencial, una de las mejores bandas de rock de la historia que se dedica a hacer musica y de la buena. Sting sale con todo su oficio a cantar lo mejor del repertorio con su Fender del ’52 y una tecnica completamente indesifrable con su pulgar (Verrié, cuando vayas me explicas cómo carajo hace eso). El veterano Andy Summers esta completamente vigente con arpegios y acordes raros por doquier. Dos horas despues del show tu cerebro sigue repitiendo lo pegadizo de las canciones y los arreglos de este violero fuera de serie ¿Pero saben quién les paga TODA la entrada? El verdadero fundador del trio y único americano de la banda. Steward Copeland es un genio. Cuando uno lo va a ver no es dificil entender porque tantos bateristas lo tienen como el ícono de los tambores y platillos. Coppeland no tiene techo con la bateria por eso en algún momento del show se pone a tocar una especie xilofón y la rompe. En sintesis, yo que vos (si el dinero lo permite) voy…

 

Seattle y San Francisco: Desde que tenía 6 años no visitaba la costa oeste. Es mas, nunca había pisado la ciudad que tanto rock nos ha dado al mundo. Llegue a Seattle con Christine que estaba mas que contenta por mostrarme su ciudad natal. La ciudad rasgos futuristas entremezclado con mucho verde a sus alrededores. Pero lo bueno de Seattle es la gente, todos son muy positivos y simpaticos. Como diría aca la gente es muy “laid back”. Ahí me econtré con Germán “Pelusa” Pupato que esta terminando su doctorado en la ciudad canadiense de Vancouver. Christine nos llevo al museo de Jimi Hendrix (es como un mini Guggenheim del rock), el Pike street market y otros paisajes. Seattle me gustó muchisimo, pero no quiero saber como es en invierno con frio y una lluvia imparable. En San Francisco me reencontre con mi amigo Corey Teague, su esposa y varios mas. La ciudad es genial y digna de visitarla todos los años. Visite todos y cada uno de los barrios: The Mission (el barrio latino), Hippie Heighs (donde los Hippies pachulientos salieron alguna vez y la gente de mucha plata vive hoy), The Castro (el barrio gay), Chinatown y The Marina. Dejo fotos para que se deleiten y para que Jorge Santillan no extrañe The Castro.

 

US Open: Cuando uno aterriza en La Guardia, antes de llegar a Manhattan, siempre pasa por Flushing Meadows y ve un estadio de tennis gigante, el Arthur Ashe. El mismo estadio en el que Gabriela Sabatini se corono campeona del US Open en 1990 ante Steffi Graf, la mejor tenista de todos los tiempos. Ahí estuve por tres dias gracias a una invitacion que me hizo el padre de Christine. Estaba chocho, como nene con juguete nuevo. Vi varios grandes jugadroes, Djocovic, Safin, Lubijic, Nadal, Roddick y a varios de la Legion Argentina. El evento es gigantezco y simplemente espectacular. Habia mas de 20 canchas de tenis jugando simultaneamente y yo corría entre una y otra para ver a los argentinos a quienes alentaba con gritos desaforados ante la mirada atonita de los gringos que me preguntaban que gritaba. Cómo traducis “vamos chucho carajo pone huevo!”? Creo que me hubiera quedado a vivir ahí las dos semanas. Pero todo tiene un fin…como esta carta.

 

Pronto escribire con mas noticias pero creo que por ahora es demasiado y no creo que lean todo. Me quedan en el tintero varias cosas, como la visita de Elisa Carrio por Washington, que consegui trabajo, el reencuentro con Javi, la visita del Colo…. Pero bueno, es lo que hay.

 

Abrazo, yo  

Anuncios

Comments

  1. Amigo, que buena onda pasar por estas experiencias, las que envidio de hecho mucho… ya te dije que uno de mis sueños es conocer Nueva York (en argentino) y ver aunque sea un maldito partido de tenis del US Open! Ni hablar de pasar aunque sea un segundo por un festival de rock, y de esas características…
    Me entretiene saber de tus andanzas, siempre hay que volver un poquito a los 15, cuando perdiste una zapatilla en un recital de babsónicos, te acordás?
    Te quiero mucho, y aunque lo cotidiano nos hace olvidar lo mucho que uno extraña a los amigos cuando están lejos, estas letras nos acercan un poco más!
    Beso. 

  2. Amigo, que buena onda pasar por estas experiencias, las que envidio de hecho mucho… ya te dije que uno de mis sueños es conocer Nueva York (en argentino) y ver aunque sea un maldito partido de tenis del US Open! Ni hablar de pasar aunque sea un segundo por un festival de rock, y de esas características…
    Me entretiene saber de tus andanzas, siempre hay que volver un poquito a los 15, cuando perdiste una zapatilla en un recital de babsónicos, te acordás?
    Te quiero mucho, y aunque lo cotidiano nos hace olvidar lo mucho que uno extraña a los amigos cuando están lejos, estas letras nos acercan un poco más!
    Beso. 

  3. Amigo, que buena onda pasar por estas experiencias, las que envidio de hecho mucho… ya te dije que uno de mis sueños es conocer Nueva York (en argentino) y ver aunque sea un maldito partido de tenis del US Open! Ni hablar de pasar aunque sea un segundo por un festival de rock, y de esas características…
    Me entretiene saber de tus andanzas, siempre hay que volver un poquito a los 15, cuando perdiste una zapatilla en un recital de babsónicos, te acordás?
    Te quiero mucho, y aunque lo cotidiano nos hace olvidar lo mucho que uno extraña a los amigos cuando están lejos, estas letras nos acercan un poco más!
    Beso. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: